Noticias:

Loading...

domingo, 27 de abril de 2008

¿Cómo era la salida en el pasado?


En las competiciones clásicas, la salida se realizaba con el cuerpo erguido, a la voz de va. Para realizarla se disponía de una losa de piedra en el extremo de la pista, que marcaba el punto de partida, colocada perpendicularmente a la dirección de la carrera. Esta losa tenía dos ranuras, separadas unos 15 cm, en donde se apoyaban los pies.El atleta que realizaba una salida nula era castigado con golpes de vara, la cual puede verse en algunas pinturas en la mano de los entrenadores de la época.

Mas tarde se introdujo una cuerda o vara que se colocaba delante de los corredores, de la cual se tiraba hacia arriba o hacia el suelo para marcar el inicio de la competición.La pista tenía unos 20 metros de anchura y detrás de la línea de salida había un hoyo redondo de 1 metro de profundidad, donde se situaba el encargado de dar la salida. De este punto partían 16 cordones, que pasaban por unos soportes de bronce y estaban alojados en ranuras de 1 cm de profundidad, llegando a cada una de las columnas de salida, en las 16 pistas, cada una de las cuales tenía 1,50 metros de anchura.Las columnas sostenían las barreras horizontales, que en el momento de dar la salida eran alzadas o abatidas por medio de cordones. Existe un manuscrito medieval donde aparece descrito dicho dispositivo de salida.

El sorteo de las calles, se realizaba empleando una urna de plata, antiguamente en Olimpia consagrada a Zeus, siendo las bolas del tamaño de un altramuz.Entre algunos corredores de la época, parece ser que existía un dicho:

“Tan pronto como caiga la cuerda de salida, me proclamarán vencedor, después de cruzar el estadio de tal modo que ni se me vera.”